Una vez más, Gartner reconoce a Microsoft como líder del cuadrante mágico en plataformas de aplicaciones empresariales de bajo código.

En este informe, conocerá la evaluación de Gartner de los productos que están en el mercado y explorará las características y capacidades que distinguen a cada uno de ellos.

Descubra cómo los servicios integrados de Azure y más de 350 conectores de datos, las herramientas de diseño intuitivas de arrastrar y soltar que cualquiera puede usar y los modelos de inteligencia artificial prediseñados contribuyeron a la satisfacción del cliente y ayudaron a posicionar a Microsoft como líder del cuadrante mágico entre las plataformas de aplicaciones empresariales de bajo código

Figura 1. Cuadrante mágico para plataformas de aplicaciones empresariales de bajo código

Fuente: Gartner (septiembre de 2020)

Este gráfico fue publicado por Gartner, Inc. como parte de un documento de investigación más amplio y debe evaluarse en el contexto de todo el documento. El documento de Gartner está disponible a pedido de Microsoft.

Gartner, Magic Quadrant for Enterprise Low Code Application Platforms, por Paul Vincent, Yefim Natis, Kimihiko Iijima, Jason Wong, Saikat Ray, Akash Jain, Adrian Leow, publicado el 30 de septiembre de 2020. Gartner no respalda a ningún proveedor, producto o servicio descrito en sus publicaciones de investigación y no aconseja a los usuarios de tecnología que seleccionen solo a los proveedores con las calificaciones más altas u otra designación. Las publicaciones de investigación de Gartner consisten en las opiniones de la organización de investigación de Gartner y no deben interpretarse como declaraciones de hechos. Gartner niega todas las garantías, expresas o implícitas, con respecto a esta investigación, incluidas las garantías de comerciabilidad o idoneidad para un propósito particular.

Toda empresa que se haga preguntas sobre el futuro necesita información para responder esas preguntas, información que es generada en las diferentes áreas de la organización y que implica la reunión, depuración y transformación de los datos en función de la generación del conocimiento que guiará las próximas estrategias de la compañía y fundamentará su planificación en los diversos plazos. 

En el afán por lograr una mayor iluminación en la toma de decisiones, es común que los directivos de una organización recurran a las soluciones que la informática tiene actualmente a disposición; no obstante, muchos aún se cuestionan sobre los beneficios y ventajas que pueden alcanzar con la implementación de sistemas que no fueron creados para ningún otro fin que el de ayudar a las empresas a obtener el crecimiento exponencial. 

La inteligencia de negocios o Business Intelligence (BI) es un sistema destinado a examinar cada elemento y proceso de la organización con la finalidad de lograr una ventaja competitiva frente a las demás empresas de su sector. Al tener la habilidad de transformar los datos en información y la información en conocimiento, BI se constituye como el componente tecnológico de oro de las compañía que desean posicionarse y dominar el mercado. Contar con una plataforma de inteligencia de negocios puede proveer a la empresa de las siguientes ventajas y beneficios: 

  • Ahorro de tiempo y dinero: al integrar diferentes fuentes de información de forma automática para la preparación de análisis. 
  • Aumento de aciertos y disminución de riesgos: al disponer en poco tiempo de información segura y confiable para el proceso de toma de decisiones. 
  • Visibilidad 360: al poder acceder en cualquier momento y lugar a información de todas los sectores funcionales de la organización. 
  • Formación de directivos más capacitados: al poner en sus manos más y mejor información, de manera más accesible, rápida y visual. 
  • Independencia departamental: la flexibilidad y facilidad de uso sólo hacen necesarias pocas consultorías o apoyo del área de sistemas. 

Estacualidades, al ser ejercidaa cabalidad se convierten en la vía que podría llevar a la cima a una compañía de forma más rápida que otra que sigue los métodos de gestión tradicionales o se apoya únicamente en viejas hojas de cálculo. Visto así, Business Intelligence se hace imprescindible para una empresa que busca crecer sostenidamente y destacarse por su competitividad, ¿acaso no queremos todos formar parte de una organización inteligente y de alta rentabilidad?

Una tecnología obsoleta puede generar pérdidas enormes en las empresas. La postura de cambiar la infraestructura tecnológica cuando los equipoo sistemas lo único que presentason fallas no favorece para nada el ahorro. Por el contrario, expone a la organización a sucumbir ante un mercado sumamente dinámico y signado por la innovación. Pero, asumir una renovación tecnológica no es sencillo, sobre todo cuando el mundo vive una nueva revolución industrial y términos como transformación digital y nube copan los escenarios corporativos. 

Cuando los directores de una compañía estudian qué soluciones podrían renovar su modelo operativo de TI para favorecer el negocio, emergen diversas interrogantes. La respuesta de algunas llega a influir ponderadamente la toma de decisiones. 

1. ¿mo se beneficia mi empresa con la nube? 

La nube es un motor importante de la transformación digital. Las soluciones alojadas en ella tienen la habilidad de ser ampliadas o reducidas con facilidad y según el ritmo de crecimiento de la organización. Los servicios se adquieren en función de la cantidad de usuarios o funcionalidades. No requiere una infraestructura similar a la requerida por los servicios on premise, lo que beneficia el ahorroAdicionalmente, la modalidad de contratación bajo demanda libera a la empresa de afrontar costos fijos y licencias perpetuas. También permite mitigar riesgos porque es el proveedor de servicios quien asume la responsabilidad de actualizar la plataforma. Estas cualidades, aunadas a la facilidad de uso, rápida implantación y flexibilidad terminan de cerrar la idea de la nube como opción para la organización que busca aumentar la agilidad. 

2. ¿Está la compañía preparada para el cambio? 

La espera puede ser fatal. El costo real de la inactividad puede superar al costo por actuar al respecto. Con frecuencia, las interrogantes frente a la renovación de la tecnología retrasan las decisiones y desenmarañan cuestiones adicionales que van desde el modelo de inversión hasta la calidad de los datos. De cualquier forma, se precisa repasar las estrategias de negocio; conocer el nivel de madurez en TI, y formular una estrategia que alinee las tecnologías con el negocio. De esta manera es más fácil implementar sistemas que realmente aporten valor. Por otro lado, al momento de pensar en la preparación de la empresa, es indispensable considerar a los colaboradores y los procesos que estos deben atravesar, puesto que sin las personas no puede haber transformación. 

 3. ¿Cómo preservar la infraestructura en TI en función del negocio? 

Ya sea que la compañía busque sistemas modernos para la planeación de los recursos empresariales (ERP), para la gestión de las relaciones con los clientes (CRM) o para la inteligencia de negocios (BI), un aspecto clave para preservar la infraestructura está en las capacidades de integración y flexibilidad. Son los sistemas que tienen la habilidad de trabajar con múltiples lenguajes, con fuentes de diferentes orígenes y crecer o adaptarse sin perder la calidad (escalabilidad) los que facilitan que la empresa preserve la infraestructura que sustenta la actividad comercial y permite responder con mayor agilidad a las exigencias del mercado. Tales características son propias de las soluciones desarrolladas por firmas de clase mundial. En este sentido, lo sugerido es contar con soluciones de corporaciones de larga data en materia de investigación y desarrollo de software. 

Decidir en qué y cómo invertir puede resultar inquietante. De cualquier modo, contar con la asesoría adecuada ablanda el camino para la organización. 

La nube es uno de los motores más importantes de la transformación digital y ha permitido la habilitación del Internet de las Cosas, la inteligencia artificial, la realidad aumentada y el big data, lo que ha dado paso tanto a la creación de nuevos modelos de negocio como a una relación hombre-máquina más cercana y productiva. 

La nueva era basada de computación en la nube que la humanidad está viviendo se ve manifestada en las ciudades, gobiernos y sectores productivos. La forma en que las personas interactúan con la tecnología ha evolucionado para definir la cuarta revolución industrial y dar la posibilidad a la empresa de crecer con rapidez. Sin embargo, muchos ejecutivos todavía se encuentran cautelosos acerca de trasladar su modelo de TI a esta modalidadEsta postura aleja a la organización de una serie de beneficios y ventajas que inciden en su productividad y competitividad. 

Por el contrario, una empresa que decide migrar encuentra entre sus virtudes: 

  • Los requerimientos de infraestructura, al ser más simples, permiten a la compañía reducir gastos en hardware. 
  • La capacidad de integración facilita al usuario trabajar con diversas aplicaciones empresariales como ERP, CRM, e-commerce, BI. 
  • Opera con otros tipos de lenguaje y sobre diversas plataformas. 
  • Lflexibilidad y movilidad que ofrece optimiza el trabajo remoto. 
  • Los datos se pueden recuperar desde cualquier instalación. 
  • La implantación es rápida y de bajo riesgo. 
  • Es hiperescalable: detecta necesidades y escala de forma automática. 
  • El servicio está disponible para el usuario prácticamente todo el tiempo. 
  • La modalidad de contratación bajo demanda la hace accesible para buena parte de las pymes. 
  • La seguridad es de primer nivel (cifrado, protocolos, control de tráfico global, privacidad en el desarrollo de software). 

La nube es una herramienta que cada vez se integra más al entorno corporativo. Sus características la hacen viable para la compañía que busca administrar los procesos de negocio con mayor agilidad. 

 Una empresa que decida no manejar “arriba” su información sencillamente verá limitado su crecimiento y perderá ventaja en el mercado actual. La nube como elemento de modernización de los lugares de trabajo no debe ser vista como una moda, sino como una práctica de la innovación que empodera a los usuarios y los hace más eficientes, lo que indefectiblemente impacta para bien a la organización. 

Las aplicaciones para el trabajo remoto posibilitan que miles de colaboradores ejecuten sus tareas a distancia, sin alterar la eficiencia, de forma segura y garantizando el compromiso de la empresa con los clientes.

 

Lejos de parecer un idilio, trabajar desde casa o en un lugar distinto al habitual puede resultar difícil para muchas personas. Sobre todo, si se manejan departamentos de cuya fluidez penden las actividades. Lo cierto es que, más allá de que algunos piensen que se trata de un proceso engorroso e imposible de monitorear, trabajar a distancia nunca había sido tan fácil.

Gracias al avance de las tecnologías, hoy compañías enteras pueden operar fuera de la oficina y cumplir sus objetivos. Para lograrlo, existen aplicaciones para el trabajo remoto que, cuando son bien explotadas e integradas según las funciones del área, impactan la productividad de manera significativa.

Por lo general, aquello que más preocupa a los equipos mantener está asociado a tres puntos clave:

  • Comunicación clara y directa entre varias personas, a veces, entre grupos numerosos.
  • Colaboración para la elaboración de estrategias y el desarrollo de tareas regulares.
  • Acceso a información actualizada y su edición entre colaboradores de distintos sectores.

A fin de que nada de lo anterior quede desatendido y la fluidez de los equipos de trabajo ocurra como si las personas estuvieran cara a cara, Microsoft dispone de tres poderosas aplicaciones. Se trata de soluciones fácilmente descargables y desarrolladas en un entorno familiar para quien ha usado alguna de las versiones de Microsoft 365.

Aplicaciones para el trabajo remoto de Microsoft

En primera instancia, pensando en lo fundamental de acceder a documentos en cualquier momento y desde cualquier ubicación geográfica, se halla OneDrive. Este servicio de alojamiento de archivos brinda 5 GB de almacenamiento gratuito. Al estar en la nube, permite guardar en línea información de la empresa para acceder a ella cuando se necesite. Cientos de organizaciones lo usan como columna vertebral de sus archivos en Word, PowerPoint, Excel y OneNote.

Seguidamente, SharePoint se presenta como un entorno de servidor colaborativo. Sirve para crear sitios web con información para compañeros, asociados y clientes (intranets basadas en autoservicio). Todo aquel que tenga el permiso habilitado puede consultar las páginas o archivos. Asimismo, combina datos estructurado y no estructurados para dar paso a la inteligencia empresarial. Así, permite crear paneles de visualización y monitorear KPI.

Por su parte, Teams se constituye como el gran promotor del trabajo equipo. Como centro de trabajo extensible ha ganado una alta popularidad. Pone a disposición salas de chat y videoconferencia, tanto abiertas como cerradas; fuentes noticiosas como RSS y Twitter, y grupos clasificados. Facilita trabajar con notas y agendas, así como intercambiar archivos de distintas fuentes y formatos, permitiendo aprovechar servicios de terceros en un marco de ciberseguridad: los datos son cifrados en tránsito y reposo.

En cualquier de los casos, solo se necesita una cuenta Microsoft para experimentar los beneficios que brindan las herramientas. Además, cada opción cuenta con su versión móvil actualizada.

Hoy los ejecutivos se enfrentan al enorme desafío de llevar una gestión empresarial remota para evitar una baja en la productividad.

Al principio, el COVID 19 parecía lejano, algo que difícilmente llegaría a suelo americano. Pero con la declaratoria de pandemia realizada por la Organización Mundial de la Salud, las personas han tenido que adoptar rápidamente medidas para la protección de sí mismos y los suyos. Como era de esperarse, el impacto ha llegado a las industrias. Justo ahora los ejecutivos se están cuestionando si realmente cuentan con la tecnología para laborar a distancia. El objetivo: mitigar las secuelas que para su sector implica la emergencia sanitaria.

Industrias Esenciales

Las industrias esenciales, aquellas que resultan cruciales para la economía de un país, tienen la tarea más difícil porque se hallan imposibilitadas de parar las operaciones. En su interior deben hacer adecuaciones sobre la marcha en un contexto de riesgo de salud pública. En contraposición con aquellos sectores que reposan la mayoría de sus actividades en lo administrativo, pudiendo contar con soluciones de negocio de menor envergadura que las empleadas por las empresas manufactureras, de petróleo o farmacéuticas.

A partir del escenario actual y la necesidad urgente de una gestión empresarial remota, quienes tienen la responsabilidad de tomar decisiones en las compañías de bienes y servicios vitales para la nación tienen algunas interrogantes que responder como organización, aparte de las obvias que atienden lo sanitario.

  • ¿Hemos facilitado técnicamente la posibilidad de trabajo remoto?
  • ¿Qué procesos podemos monitorear a distancia?
  • ¿Qué funciones se pueden automatizar en la planta o fábrica?
  • ¿Puedo verificar que se realizó el mantenimiento de la infraestructura?
  • ¿Los datos e información están actualizados y a la mano?
  • ¿Cuánto nos lleva realizar un reporte que atienda las emergencias?
  • ¿Puede conocer el estado de una flota o de la entrega de materia prima?
  • ¿Qué tan bajo control se halla la gestión financiera y contable?
  • ¿Podemos mantener una comunicación eficiente entre las áreas?
  • ¿Hemos fomentado una cultura de colaboración entre las personas?
  • ¿Se puede conocer el desempeño de los trabajadores en tiempo real?
  • ¿Es posible maximizar las medidas de salud e higiene con la solución actual?
  • ¿Es posible maximizar las medidas de salud e higiene con la solución actual?

Aunque se cuente con un gran capital, muchas compañías encontrarán que no tienen la capacidad de hacer frente a esas incógnitas. Su posibilidad de una gestión empresarial remota será poca o nula. En consecuencia, existe la obligación de repasar más que nunca la estrategia tecnológica y su alineación con el negocio. Del ejercicio de ver qué ha servido y qué se debe descartar o incorporar, con seguridad las organizaciones buscarán soluciones modernas que respondan a sus necesidades reales. Las suites o desarrollos modulares se destacan por su eficiencia.

Solución para una gestión empresarial remota

El mercado dispone de una variedad amplia de soluciones tecnológicas. Para que el trabajo a distancia se logre llevar a cabo es fundamental manejar la información y las operaciones en la nube. Se trata del habilitador digital base en términos de comunicación y tratamiento de datos. Asimismo, el sistema empleado, aquel que asiste la gestión empresarial, debe correr en la nube. De esta manera, se facilita el acceso a información en tiempo real desde cualquier punto geográfico y dispositivo. Al final del día, esa información es la que permite generar el conocimiento para una toma de decisiones acertada.

Cuando la solución es creada por una firma tecnológica de clase mundial, la organización puede experimentar múltiples ventajas, como el chance de incluir aplicaciones analíticas o basadas en inteligencia artificial. Al mismo tiempo, el desarrollo puede escalar automáticamente y mantener sus funcionalidades en un marco de ciberseguridad establecido según los estándares más elevados del mundo.

Buena parte de los esfuerzos corporativos deben apuntar a convertirse en una empresa ágil y fuerte para abordar los imprevistos. En ese sentido, las inversiones en tecnología deben ir en consonancia con ese precepto y buscar evolucionar de acuerdo a la realidad digital y los posibles escenarios.

Conozca todo lo que Microsoft Dynamics 365 y el conjunto de aplicaciones que componen la suite pueden hacer para beneficiar la gestión empresarial remota.


 

“El talento gana partidos, pero el trabajo en equipo y la inteligencia ganan campeonatos”, Michael Jordan. 

Desde siempre, la colaboración en la era digital  ha sido clave para el éxito de las organizaciones. Si en plena era digital a esto le aplicamos tecnologías de información, encontraremos un concepto de participación signado por la conectividad. 

En el entorno empresarial, la informática ha otorgado enormes beneficios. Ha habilitado mecanismos que hace algunos años solo eran asunto de la ciencia ficción y creado incontables oportunidades para los negocios. Entre esas cualidades presentadas por las tecnologías, se destacan la colaboración en la era digital y la conectividad de las aplicaciones como aquellas que mejor facilitan la colaboración y el trabajo en equipo. 

De trabajadores informados a trabajadores conectados 

Antiguamente, las dinámicas en la organización eran más lentas y para darle resolución a un tema había que esperar días que ahora sería inconcebible perder. Por lo regular, las limitaciones yacían en la tecnología empleada. Sin embargo, ya podemos afirmar, en buena medida por la nube y la banda ancha, que se ha impulsado un nuevo paradigma colaborativo. 

Aplicaciones de chat, por ejemplo, estimulan la chispa productiva entre los miembros de un equipo y agilizan la toma de decisiones. Asimismo, evitan la repetición de tareas. 

Las soluciones que permiten capturar y procesar datos desde diversas áreas de la compañía, desde diferentes dispositivos y en cualquier lugar y horario empoderan a todos quienes tienen acceso a esa información. Si la misma tiene que ver con logística o inventario, habilita a los empleados para darles a los clientes la respuesta correcta en el tiempo correcto. Esto, aunado a la posibilidad de compartir calendarios y armar comunidades entre los usuarios de distintos departamentos, incrementa las vías de cooperación. 

También te puede interesar: La tecnología como sinónimo de productividad 

En el ámbito de las industrias creativas, por su parte, se puede hablar de co-creación. Especies de cadáveres exquisitos se producen a diario en el seno de una interface que admite la participación de numerosas personas. Para ello se sirven del crowdfunding (proyectos) o plataformas como Ableton Live (producción musical), por mencionar algunas. 

Las excusas por no tener un producto a tiempo cada vez son menores y frases como “edítalo que está en la nube” son más frecuentes. Las dificultades para transferir archivos en la actualidad son casi nulas. 

Resumidamente, las aplicaciones con capacidades de conectividad e integración permiten reducir el tiempo y la complejidad de vincular distintos ecosistemas informáticos; practicar la innovación; confluir diferentes canales; compartir procesos dentro y fuera de la empresa, y garantizar la integridad de los datos. En su conjunto, esto forma colaboradores más inteligentes y hace que aumente la eficiencia y la competitividad

La organización que pretenda modernizarse o subirse a la ola de la transformación digital no puede tener éxito en su proceso si no tiene en cuenta herramientas colaborativas. No se trata de soluciones a las que se le podrá acceder en el futuro; estos instrumentos están ya al alcance de la compañía y le están permitiendo a muchas mejorar sus resultados. 

El evento realizado por GCG y el gigante de Redmond contó con la participación de más de 200 personas.

Los espacios del Hotel Hyatt Polanco tomaron un matiz tecnológico la noche del miércoles 4 de diciembre al celebrarse De la tierra a la nube con Microsoft, actividad organizada por GCG y la empresa de Bill Gates para llevarle al sector empresarial las novedades que marcarán 2020 en materia de aplicaciones de negocios. De la tierra a la nube con Microsoft.

Luego de la presentación del evento realizada por Bernardo de la Cabada, director general de GCG, quien una vez más refrendó el compromiso de la firma por acompañar a las empresas en su proceso de transformación digital, varios panelistas expusieron las tendencias que operan gracias a la nube y están ya disponibles en el mercado mexicano.

Primeramente, Arie Polichuk, director de aplicaciones de negocios de Microsoft, destacó que, debido a la dificultad de mantener cada vez los márgenes, es imperioso aumentar las capacidades digitales de las compañías de manera inmediata. “Las empresas que no pueden predecir lo que sucederá están rezagadas”, alertó. Para aumentar la competitividad, hizo hincapié en la necesidad de emplear el análisis predictivo y de manejar información consolidada y con sentido, de igual forma, de incorporar servicios adicionales basados en la algorítmica, como la inteligencia artificial, para apoyar la generación del conocimiento que se necesita para optimizar la toma de decisiones, acelerar los procesos y mejorar la posición en el ramo.

Guillermo Varela, director comercial de GCG, seguidamente contextualizó con cifras la relevancia del mercado del internet de las cosas (IoT), el cual se espera para 2020 valga unos 1.3 trillones de dólares. Dado que el ritmo de la transformación es apabullante, recalcó la importancia de emplear aplicaciones para aumentar la inteligencia de negocios, para lo que realizó una demostración de Power Platform y Power BI con la ayuda del especialista en soluciones José Raymundo Torres. Asimismo, de los desarrollos de movilidad en campo, inteligencia artificial aplicada a la fuerza de ventas y al servicio al cliente, todos productos integrados en la suite Microsoft Dynamics 365 o de forma modular.

Posteriormente, Miriam Osorio, directora general de GCG Occidente, detalló los aspectos clave de la ciencia de datos, recorriendo fundamentos de big data, el análisis predictivo, el aprendizaje profundo y todos aquellos posibles a nivel máquina. Posicionó el aprendizaje automático (machine learning) como uno de los servicios basados en la inteligencia artificial con mayor poder para transformar los negocios y, con el apoyo del especialista en el tema Justo Barrientos, operó Azure Machine Learning para mostrar las capacidades del desarrollo. Al término de la intervención, Osorio realizó a modo reflexivo la pregunta a los asistentes: “Dónde están ustedes hoy de acuerdo a la velocidad y la inercia de la transformación digital”.

Una perspectiva común entre todos los conferencistas apunta al entendimiento de las tecnologías apoyadas con inteligencia artificial no como un recurso propio de una película de ciencia ficción, sino como un servicio disponible en distintos formatos y escalas para diversas industrias, lo que se considera uno de los mayores logros de Microsoft en términos de democratización tecnológica.

AV

El concepto de entorno inteligente hace referencia a los espacios físicos donde las tecnologías de información y la computación ubicua se combinan para lograr un objetivo. Esta última integra la informática en el entorno de la persona como usuario, de allí que represente el eje cardinal de los entornos inteligentes.

Al hacer posible que una computadora no se perciba como un objeto diferenciado y pueda aparecer en cualquier momento, lugar y forma, la computación ubicua se halla en una cantidad creciente de elementos a nuestro alrededor y, apoyándose de su capacidad para la interconexión, da forma a la idea de entorno inteligente para mejorar las experiencias en todos los ámbitos y facilitar la vida de la gente.

Los tipos de entorno inteligente para los sistemas son diversos. Algunos se asocian a absolutos entornos informáticos virtuales, donde los dispositivos acceden a servicios del sistema en cualquier instante y sitio. Por otro lado, están aquellos que mezclan el mundo virtual y el real a partir de la incrustación de elementos como sensores y controladores. También se hallan los entornos de seres humanos que, al hacer uso de dispositivos inteligentes, forman también un entorno inteligente por sí mismo.

Cuando sumidos en la cuarta revolución industrial se habla de tecnologías aplicadas a los negocios, claramente se habla de operaciones generadas en entornos inteligentes. Ya sea que las acciones se enfoquen en la satisfacción del cliente o la optimización de los procesos de manufactura, desarrollar una plataforma donde distintos elementos y tecnologías converjan facilita el desempeño de la compañía y la impulsa a alcanzar niveles más elevados como organización.

Te puede interesar: Tecnologías que mejoran la relación comercial

La anatomía del entorno inteligente en el mundo de los negocios varía de acuerdo al tipo de industria, pudiendo aquellas que se dedican a logística o retail fundamentarse principalmente en la sensórica (vinculada con frecuencia a sistemas ERP) para planificar sus actividades de abastecimiento y distribución. Por su parte, aquellas que brindan servicios profesionales por lo general encuentran en las aplicaciones para gestionar las relaciones con los clientes (CRM) la llave para su optimización. No obstante, más allá del tipo de empresa, cuando se habla de entorno inteligente hay un cimiento que resulta común: la nube.

La computación en la nube ha preparado el terreno para que hoy las organizaciones cuenten con múltiples dispositivos enlazados a sus procesos; incorporen la inteligencia artificial, y se desprendan de la necesidad de poseer servidores. Es el gran habilitador de un universo cuyas fronteras con dificultad se pueden medir y donde los modelos de negocio no hacen otra cosa que emerger.

Las ventajas y beneficios de operar en un entorno inteligente empoderan a la empresa para adecuarse con una agilidad sorprendente a los cambios del contexto, por lo tanto, de los negocios. Cuando las posibilidades son aprovechadas como es debido, la empresa puede accionar su catapulta y experimentar un crecimiento exponencial; pero para esto se debe promover internamente una verdadera cultura basada en lo digital y en los datos, una que realmente haga que los usuarios activen su visión más allá de la tecla y exploten cada sistema y posibilidad de la forma más amplia que la informática puede brindar.

Te puede interesar: De la democratización de las TI a las fábricas inteligentes

El factor humano y transición a la nube en México han mostrado en los últimos años un crecimiento en pesos que afirma el cambio de paradigma tecnológico como un hecho irreversible. La estabilidad que muestra el mercado y las enormes oportunidades que trabajar en el entorno de la nube representa para la organización han hecho que aquellas empresas que todavía no han adoptado esta modalidad ya estén afinando las teclas para migrar en los próximos meses, lo que pone de relieve la necesidad de contar con la asesoría adecuada y un plan de transición que oriente las acciones y busque garantizar el retorno de la inversión.

Dados los requerimientos en términos económicos y la gestión del cambio que demanda la migración, la decisión de “subir” en la compañía no se da súbitamente ni forma parte de un acto impulsivo. Por lo general, se trata de una decisión tomada concienzudamente por un equipo relevante en la organización, cuya visión de negocio contempla la flexibilidad que se debe tener frente a los cambios del entorno.

Antes de comenzar el cambio, conviene tener claro que la empresa sufrirá un giro importante que puede aumentar su competitividad. Hablamos tanto de tecnología como de personas, puesto que son estas quienes emplean las herramientas informáticas y es mediante sus competencias digitales que se logra explotar de lleno la nube para beneficiar el negocio.

Te puede interesar: Privada, pública o híbrida, una nube para cada necesidad

Una vez que es comprendido el hito que viene, se debe abordar una metodología que mitigue riesgos y aumente las probabilidades de éxito de la inversión, lo que a grandes rasgos implica:

  1. Identificar las aplicaciones empleadas hasta el momento y catalogar su importancia en función de las necesidades de negocio.
  2. Definir el criterio para migrar y determinar si se requiere construir nuevamente la arquitectura de las aplicaciones en la nube.
  3. Adecuar la plataforma en función de las necesidades.
  4. Implementar el sistema y hacer pruebas integrales y unitarias hasta que la operatividad sea un hecho.

Lo anterior debe ocurrir a la vez que se lleva a cabo un plan para la gestión del cambio y se promueve una cultura digital y un ejercicio de la innovación que aseguren la adopción de las tecnologías desde la perspectiva humana.

Hay mucho del concepto de ecología de la información en este tipo de cambio. Aunque todo gire alrededor de la tecnología, también se trata mucho de las personas, por lo que, más allá del proveedor a contratar y el alcance de las aplicaciones, la inversión en capacidades resulta de igual forma vital.

También te puede interesar: 10 razones para migrar BI a la nube