5 aspectos que elevan la competitividad de la empresa

En numerosas ocasiones se ha escuchado que, para mantener la empresa a flote en un mercado tan cambiante, es necesario crear ventajas sobre la competencia y así ganar la preferencia de los clientes. Sin embargo, lo que se dice fácil no siempre resulta de la misma forma en su proceso. En plena revolución 4.0, elevar la competitividad exige llevar a cabo una serie de estrategias cuyo soporte esté basado en tecnologías. Asimismo, fomentar en la organización el desarrollo de competencias que, debido al estado de lo digital, antes no eran requeridas.

Por lo general, las tecnologías que se necesitan para hacer más competitiva a la compañía consisten en sistemas de información cuya evolución ha devenido en aplicaciones con gran capacidad para almacenar y procesar enormes cantidades de datos; con la habilidad para integrarse a desarrollos de diversos fabricantes; escalar, y facilitar trabajo colaborativo y móvil. Estas herramientas empoderan a los colaboradores quienes, explotando sus dotes analíticos, pueden tomar decisiones informadas basadas en la realidad.

Dado que el mundo de hoy es de los datos y la información, las soluciones que más oportunidades para canalizar el crecimiento le ofrecen a la organización son las que dominan la industria de la informática. En esencia, estas responden a cinco aspectos que abordados de la manera adecuada pueden accionar la catapulta corporativa.

1.Práctica de la innovación

Nuevamente se dice fácil pero el camino es escabroso. Para que la práctica de la innovación de verdad funcione, quienes conforman la compañía deben estar abiertas a las nuevas ideas, considerar tecnologías disruptivas como la inteligencia artificial e incentivar en el equipo el análisis de todos los procesos y componentes para descubrir qué corregir o transformar. Cuando esto ocurre, innovar significa mejorar, y mejorar significa competitividad.

2. Orientación al cliente

Si algo ha quedado claro en los últimos años con el avance de las tecnologías, es que estas han facilitado la orientación de la empresa hacia los clientes. Basta con repasar los casos de Blockbuster, Uber y Netflix. Las aplicaciones actuales permiten no solo vincular la información de CRM con la de ERP, sino aplicar la inteligencia de negocios para diseñar la ruta más apropiada para elevar la satisfacción del cliente y lograr su fidelización.

Te puede interesar: La velocidad como factor de competitividad

3. Adecuación a los cambios

Una planificación estratégica demanda comprender los entornos internos y externos. Conocer cuáles son los puntos débiles y fuertes ayuda a prepararse para distintos escenarios, pero esto no solo se le debe aplicar a la empresa, sino que debe ser una tarea constante hacia fuera. Hablamos del estudio de la competencia y una diversidad de factores más que atañen a la firma de manera directa o indirecta: económicos, sociales, ecológicos, políticos, etc.

4. Optimización de los procesos

La optimización está ligada a la productividad. Ya que aquello que no se mide no se puede mejorar, es indispensable manejar correctamente los indicadores y definir metas y objetivos viables. Para optimizar procesos es necesario primero conocer en detalle cómo funciona la organización y sus talantes. Luego medir, controlar y monitorear cada proceso. Los sistemas ERP resultan clave para este aspecto.

5. Expansión a nuevos mercados

Una de las mayores bondades de las soluciones informáticas cuando son bien aprovechadas es que permiten generar el conocimiento para entrar en nuevos terrenos. Esto puede asociarse con la internacionalización, el desarrollo de nuevos productos o modelos de negocio, acciones que en la era digital no pueden basarse en suposiciones, sino que ameritan datos que fundamenten cada decisión.

Por lo visto, si se quiere estar en una posición superior frente a la competencia, las tecnologías de información brindan un apoyo vital que es aupado por los usuarios, pero la respuesta no está en una sola solución, sino en su combinación y la explotación correcta con analítica.

También te puede interesar: Uso de la inteligencia de negocios en las industrias

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *