Entradas

La hidroponía es un tema candente en la industria de la agricultura comercial, y por una buena razón. Según un informe reciente, el mercado mundial de sistemas hidropónicos se valoró en 9.500 millones de dólares en 2020 y se espera que alcance casi 18.000 millones de dólares en 2026.

Como empresa de productos frescos, es posible que se pregunte a qué se debe todo este alboroto. O tal vez ya haya estudiado la posibilidad de adoptar algunas técnicas de cultivo hidropónico en sus instalaciones. Si bien es cierto que los costes iniciales de la instalación de estos sistemas pueden ser considerables, los beneficios de los métodos de cultivo hidropónico pueden suponer un importante retorno de la inversión (ROI).

Examinemos algunas de las formas en que el cultivo hidropónico puede ayudar a su organización a obtener mejores resultados.

Eficiencia

En pocas palabras, las plantas cultivadas en entornos hidropónicos son más sanas, lo que se traduce en mayores rendimientos en plazos más cortos. Como los cultivos realizados con este método están suspendidos en el agua y no plantados en el suelo, no desarrollan extensos sistemas radiculares y, en cambio, desvían más energía al crecimiento de la vegetación (hojas) y de los frutos.

Además, como la agricultura hidropónica no requiere una huella geográfica tan grande en comparación con la agricultura en tierra, las medidas de rendimiento por acre son mucho más altas. Y, por último, como la mayoría de los sistemas hidropónicos están en el interior, el cultivo puede continuar durante todo el año en lugar de funcionar de forma estacional.

Todo esto se traduce en rendimientos entre dos y ocho veces superiores a los obtenidos con los métodos de cultivo tradicionales. Además, las plantas crecen más rápido, reduciendo en muchos casos a la mitad el tiempo que tardan en alcanzar la madurez, y son menos susceptibles a las enfermedades y plagas gracias al ambiente interior, lo que reduce las pérdidas debidas a estos factores.

Sostenibilidad

Uno de los hechos más impresionantes de la agricultura hidropónica es que utiliza mucha menos agua, hasta un 95% menos en algunos casos. Sólo eso significa que estas técnicas consumen menos recursos que la agricultura tradicional en tierra. Pero no es la única ventaja de este método.

Dado que el clima puede controlarse en los entornos hidropónicos de interior, los productos que de otro modo tendrían que importarse de lugares lejanos pueden cultivarse localmente, lo que reduce tanto el coste como el impacto medioambiental del envío y el transporte. Además, la ausencia de suelo implica una menor prevalencia de plagas y de malas hierbas, lo que en muchos casos elimina la necesidad de utilizar pesticidas, insecticidas, fungicidas y otros productos químicos.

Por último, dado que los métodos de cultivo hidropónico suelen tener un formato vertical y las plantas pueden cultivarse más cerca unas de otras debido a sus sistemas radiculares más pequeños, las instalaciones hidropónicas necesitan una superficie de terreno mucho menor en comparación con las explotaciones tradicionales. Esto supone una menor alteración del entorno natural y una menor deforestación para crear campos de plantación y, en general, un mejor uso de la tierra.

Calidad

Hay varias razones por las que los productos cultivados en granjas hidropónicas pueden ser de mayor calidad, pero la principal es el uso de sustratos alternativos (medios de cultivo). Cuando los cultivos crecen en un medio estéril como la lana de roca o la fibra de coco, tienen un sabor y una textura superiores, ya que no adquieren los tonos terrosos insípidos de la tierra o la arenilla de la arena.

Además, como los pesticidas son mucho menos necesarios en los cultivos hidropónicos, es mucho más fácil -y barato- cultivar productos ecológicos sanos. Y, por último, el ciclo de crecimiento durante todo el año de las granjas hidropónicas y la posibilidad de cultivar la mayoría de los productos prácticamente en cualquier lugar gracias a un entorno interior controlado significa que los cultivos locales llegan a los mercados más frescos y en mayor variedad.

Avanzando hacia un futuro fresco

Éstas son sólo una pequeña muestra de las ventajas que tiene la agricultura hidropónica sobre los métodos tradicionales -no hemos mencionado el mayor nivel de control que ofrece este enfoque, que puede conducir a resultados aún mejores-, pero el valor de este campo emergente es evidente.

Por supuesto, es cierto que no todos los cultivos pueden realizarse en entornos hidropónicos, y que este método suele requerir electricidad para las lámparas de cultivo. Aun así, hay muy buenas razones para que su empresa de productos frescos estudie la posibilidad de utilizar la hidroponía en sus instalaciones o, al menos, para que estudie la forma de incluir los productos cultivados de forma hidropónica en sus cadenas de suministro.

Al fin y al cabo, como profesional de este sector, probablemente le preocupe la logística de la instalación y la rapidez con la que se puede obtener el rendimiento de la inversión. Al integrar todos sus departamentos y sistemas en una sola solución, una tecnología como Aptean Food & Beverage ERP puede darle esa visibilidad total sobre sus datos para evaluar críticamente sus operaciones actuales, preparar alguna parte de sus cultivos para una transición a la hidroponía y luego calcular cuidadosamente sus resultados.

Contáctanos hoy mismo para obtener más información sobre nuestras soluciones y cómo pueden ayudar a su empresa de productos frescos a prepararse para una posible introducción de nuevas técnicas agrícolas.

Para las empresas de alimentación y bebidas como la suya, las certificaciones del sector plantean una serie de preguntas. ¿Cuáles son las más importantes para una organización? ¿Cuál es el proceso para obtenerlas? ¿Qué significan todas esas siglas?

Aquí responderemos a todo lo anterior y más, pero primero debemos abordar la cuestión más fundamental en torno a las certificaciones: ¿Por qué existen?

Aunque la respuesta varía en cierta medida en función de la certificación, el núcleo de cada una de ellas es la protección y la garantía. Puede ser la protección de sus empleados en la fábrica, la garantía de productos seguros o la tranquilidad de los clientes.

Sin embargo, lo fundamental es que una certificación transmite una sensación de confianza: confianza en que la empresa hará lo correcto por su gente, confianza en que un producto es realmente lo que el envase dice que es, y confianza en que las medidas que una empresa implementa para cumplir con los reglamentos y normas se hacen de buena fe.

En Estados Unidos,  Food Safety Modernization Act de 2011 (FSMA) fue innovadora por su aplicabilidad a todos los sectores de la alimentación y las bebidas y por la responsabilidad que obligó a las empresas a adoptar. Así, aunque la FSMA no creó una nueva certificación y no otorga ninguna de las siguientes, es esta pieza legislativa la que anima a la mayoría de las organizaciones de alimentos y bebidas estadounidenses a buscar estas designaciones y a mantener su cumplimiento.

Dicho esto, echemos un vistazo a algunas de las certificaciones más comunes e importantes en la industria de alimentos y bebidas.

HACCP

La certificación de Hazard Analysis and Critical Control Points (HACCP), que en un principio fue un proyecto de colaboración entre la empresa Pillsbury, la NASA y los Laboratorios del Ejército de Estados Unidos para proporcionar alimentos seguros a las expediciones espaciales, se mantiene ahora de forma conjunta por el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) y la Food and Drug Administration (FDA). En pocas palabras, se trata de un enfoque integral y sistemático de la prevención de riesgos en las industrias alimentaria, de bebidas y farmacéutica.

El HACCP, una de las primeras certificaciones de este tipo, aporta una mayor credibilidad, reduce el riesgo de que entren en el mercado productos inseguros y supone un compromiso con la seguridad alimentaria proactiva.

También está en consonancia con las normas de la FSMA, así como con las de la ISO 22000 y la GFSI para la validación de productos, los programas de proveedores, los controles de materias extrañas, la gestión de alérgenos y la formación.

En definitiva, HACCP es una certificación crucial para cualquier organización de alimentos y bebidas, y puede obtenerse de cualquiera de las numerosas organizaciones certificadoras con autoridad para realizar la auditoría necesaria y concederla.

SQF

El Safe Quality Food Institute (SQFI) -una división de FMI, la Food Industry Association- administra la certificación Safe Quality Food (SQF). Sirve para mostrar el compromiso de una organización de alimentos y bebidas con una cultura de seguridad alimentaria y excelencia operativa.

Las principales disposiciones de la SQF incluyen garantías de que el sistema de gestión de la calidad (SGC) de una empresa se ajusta a la normativa mundial sobre seguridad alimentaria y de que se siguen las good agricultural practices (GAPs) y los buenos principios de fabricación (BPF). Es especialmente importante para las empresas de alimentos y bebidas que operan en EE. UU., ya que muchas organizaciones exigen que sus proveedores lleven este distintivo, y conlleva la gran mayoría de las disposiciones establecidas por la FSMA.

El SQFI, con sede en Arlington, Virginia, es el único administrador de la certificación SQF.

BRCGS

Desarrolladas originalmente por el British Retail Consortium (BRC), las Normas Globales BRC son ahora mantenidas por su propia empresa, conocida simplemente como BRCGS. Esta certificación está bien considerada en más de 130 países, y las normas garantizan la calidad, la seguridad y la transparencia para proteger a los consumidores finales.

El BRCGS puede dividirse a su vez en las categorías de seguridad alimentaria, almacenamiento y distribución, materiales de envasado y agentes e intermediarios. Entre las ventajas de la certificación se encuentran el reconocimiento internacional, la reducción del riesgo de retirada de productos, la mejora de la fidelidad y la imagen de la marca y un enfoque sistemático de la calidad y la seguridad.

Diversos organismos certificadores pueden conceder esta certificación a través de un proceso de auditoría, lo que resulta esencial para las empresas que hacen negocios a nivel mundial y también es excelente para las organizaciones de alimentos y bebidas de Estados Unidos que quieren garantizar el cumplimiento de la normativa FSMA.

ISO 22000

Esta certificación, desarrollada en 2005 por la International Organization of Standardization (ISO), se dirige a todas las organizaciones de alimentos y bebidas, incluidas las que se ocupan principalmente de equipos, envases, agentes de limpieza, aditivos e ingredientes a lo largo de la cadena de suministro. Combina un sistema de gestión con las mejores prácticas en materia de seguridad alimentaria y, básicamente, garantiza que una empresa puede cumplir o superar la normativa mundial en materia de seguridad alimentaria, lo que permite a la organización expandirse a nuevos mercados si se presenta la oportunidad.

Se puede esperar que una empresa que cuente con la certificación ISO 22000 tenga una excelente documentación, un plan optimizado de recursos y una comunicación clara tanto externa como interna. También tendrá una trazabilidad adecuada o mejor, para que las partes interesadas puedan confiar en que sus productos son seguros.

Al ser una de las certificaciones más reconocidas del sector, se trata de un respetado elemento diferenciador para las empresas de alimentación y bebidas de todo tipo. En la actualidad, hay más de 30.000 certificados ISO 22000 activos, que pueden obtenerse de varias organizaciones que realizan el proceso de auditoría a cambio de una tarifa.

FSSC 22000

Foundation Food Safety System Certification 22000 (FSSC 22000) conlleva en realidad los requisitos de la ISO 22000 en materia de seguridad alimentaria, gestión y comunicación, lo que significa que cualquier empresa que obtenga la certificación FSSC 22000 cumple también las normas ISO 22000. Sin embargo, esta certificación también implica Pre-Requisite Programs (PRPs) específicos del sector, así como normas adicionales de coherencia e integridad.

El objetivo de la norma FSSC 22000 es definir los riesgos y peligros presentes en la fabricación de alimentos y bebidas, para luego evaluarlos y controlarlos. Una vez más, puede aplicarse a cualquier organización de alimentos y bebidas de cualquier punto de la cadena de suministro, y también está reconocida por la Global Food Safety Initiative (GFSI).

Las empresas que cuenten con esta certificación se beneficiarán de una mejor comunicación, una reducción de los costes debidos a los retiros o llamados de recuperación, una mejor reputación y una mayor fidelidad a la marca. La FSSC 22000 se encuentra entre las certificaciones más populares y bien consideradas, con más de 20.000 certificados activos, y además puede ser concedida por cualquiera de las diversas empresas que realizarán el proceso de auditoría a cambio de una tarifa.

GMP

La certificación Good Manufacturing Practice (GMP) fue creada por la FDA como forma de identificar a los fabricantes que garantizan la calidad del producto estableciendo procedimientos claros, documentándolos y formando exhaustivamente a los operarios en ellos. El núcleo de las GMP se centra en optimizar los resultados al tiempo que se minimizan los riesgos que conlleva la producción, el procesamiento y el envasado de alimentos, bebidas, fármacos y dispositivos médicos.

Las normas GMP abordan una serie de áreas, como el mantenimiento de registros, la cualificación del personal, el saneamiento, la verificación de los equipos, la gestión de las reclamaciones, etc. Existe cierta flexibilidad en la aplicación de estas normas para tener en cuenta las circunstancias únicas de las diferentes empresas de alimentación y bebidas, y al igual que el HACCP, la certificación está diseñada para alinearse con las normas de la GFSI.

Esta certificación se denomina a veces “cGMP”, con la «c» de «actual” (por su término en inglés “current”), pero independientemente de la forma en que aparezca, las GMP son sinónimo de excelentes prácticas de seguridad y de productos fiablemente seguros para el consumo. Como en el caso de las tres certificaciones anteriores, ésta también puede obtenerse de una serie de empresas que tienen autoridad para realizar una auditoría y garantizar que un fabricante de alimentos se adhiere a las normas necesarias.

Nuevas certificaciones muy demandadas.

Los gustos de los consumidores están cambiando hacia bienes de origen y producción más sostenibles, así como hacia productos alimenticios y bebidas más saludables. Algunas de las certificaciones que rodean estas cualidades son más concretas que otras, ya que en algunas circunstancias aún no se ha alcanzado un consenso general sobre cómo definirlas.

Muchos clientes buscan productos alimenticios y bebidas fabricados sin genetically modified organisms (GMOs) y los sellos más populares son los de la National Sanitation Foundation (NSF), A Greener World (AGW) y el USDA. También se demandan alimentos y bebidas de origen vegetal, y las certificaciones de la NSF, la American Fitness Professionals & Associates (AFPA) y eCornell están entre las más conocidas.

Asimismo, las categorías de productos veganos y sin gluten también cuentan con distintas certificaciones de diversos organismos. En el caso de los productos veganos, los distintivos de Vegan Action, BeVeg y Natural Food Certifiers están entre los más solicitados, y en el caso de los productos sin gluten, tanto BRCGS como NSF, así como la Gluten-Free Certification Organization (GFCO) certificaciones populares.

Otra certificación que sigue ganando popularidad es la de los productos ecológicos, que se producen sin insumos químicos sintéticos ni semillas modificadas genéticamente y que incluyen ganado alimentado y cuidado mediante métodos específicos. El USDA proporciona la certificación orgánica más reconocida para los productos y garantiza que las organizaciones que los fabrican mantienen una estricta separación física de estos bienes de los productos no orgánicos.

Por último, otras categorías de productos, como los que no contienen lactosa o alérgenos específicos, aún no cuentan con sistemas regulados de etiquetado. Sin embargo, la Ley de Etiquetado de Alérgenos Alimentarios y Protección del Consumidor exige que la leche, los huevos, los cacahuates, los frutos secos, el pescado, los mariscos, la soja y el trigo -que representan el 90% de todas las reacciones alérgicas a los alimentos- se declaren en el envase del producto, ya sea en la lista de ingredientes o como adición parentética a la misma.

Priorizar las certificaciones más importantes.

Dependiendo de la antigüedad de su empresa de alimentación y bebidas, su organización puede tener ya varias de estas certificaciones, o puede que esté empezando a determinar cuáles necesita realmente. Algunas, como el HACCP, son absolutamente vitales para competir en el mercado y obtener reconocimiento, mientras que otras pueden o no adecuarse a sus líneas de productos y objetivos para el futuro.

Su equipo directivo debería investigar más a fondo estas certificaciones y los organismos que las rigen para determinar su camino a seguir. No cabe duda de que dan legitimidad a sus productos y generan esa confianza tan importante entre su marca, sus empleados y los consumidores, pero cada una de ellas requiere un nivel de mantenimiento y compromiso que no debe subestimarse.

Cumplir con las regulaciones y normas de sus certificaciones es mucho más fácil con tecnología como Aptean Food & Beverage ERP. Al emplear controles de calidad automatizados y sincronizar todos sus datos en tiempo real con una única interfaz, siempre tendrá el dedo en el pulso de sus procesos y sabrá de inmediato si surge un problema.

Póngase en contacto con nosotros hoy mismo para obtener más información sobre nuestras soluciones específicas para el sector.